Gracias

A veces me paro a pensar en mi vida, en los cambios que se han producido en ella respecto a unos meses. Siempre que lo hago, se agolpan en mi mente rostros de personas que, de alguna forma, llegaron a ser importantes en un momento dado de mis días.

Me parece irónico que la mayoría de ellas ya no estén, sobre todo aquellas que prometían quedarse siempre a mi lado. Pienso en eso y pregunto al aire solitario de mi cuarto, “¿dónde quedó todo el cariño que decías sentir por mí y dónde quedaron todas las ganas de quedarte junto a mí?”. Aunque no me siento mal, no siento ningún tipo de odio por las personas que juraron quererme y se fueron. Siento nostalgia, eso sí, de lo que pudo haber sido y no fue.

Estoy acostumbrada a perder personas, desde que tengo memoria me ha pasado, pero no quiero victimizarme ni mucho menos, parte de la culpa, ahora lo sé, ha sido mía. Yo tampoco hice nada para quedarme. Tal vez, alguna persona que me recuerde de vez en cuando como aquella amiga que tuvo una vez y se fue, piense exactamente lo mismo que yo en este momento, pero de mí. Quizás yo hice sentir mal a alguien y, sin darme cuenta, insegura y sola. Puede que yo también haya herido a alguien pero, ¿quién no lo ha hecho alguna vez, queriendo o sin querer? Aseguro que todas las veces que he herido a alguien a lo largo de mi vida, no fueron queriendo. Pero las personas erramos, todas, por muy perfectas que nos creamos ser o que crean que somos.

¿Estoy decepcionada? He de decir que lo estuve, ahora ya no. Cuando pensaba en todas las personas que quería y ya no están por unas circunstancias o por otras, siempre sentía un vacío en el pecho, pensando en que algo estaba haciendo mal, que yo no quería esos días en los que no sintiera sus presencias. Ahora, cuando pienso en todas las personas a las que quería y ya no están, no puedo evitar alegrarme de haberlas querido, porque en ese momento ellas eran importantes para mí. Con el tiempo aprendemos que quien quiere quedarse, se queda, sin escusas y sin mentiras, así como nosotros nos quedamos con las personas a las que siempre hemos pertenecido. Por eso puedo ser feliz, porque sí, hay muchas personas que no están y que me hubiera gustado que estuvieran, pero es que hay unas que están, día sí y día también, amándome, haciendo que toda la soledad que alguna vez sentí invadirme desaparezca. Hoy por hoy, estoy bien. Les doy las gracias a todas las personas que pasaron por mi vida y me quisieron, sin importarme su partida. Incluso a aquellas que me mintieron, me usaron y me destrozaron, porque me mostraron que el único camino era ser fuerte, y lo sigue siendo. Pero evidentemente, no hay nadie con quien esté más agradecida que con las personas que me aman a día de hoy y que han decidido que mi presencia es demasiado importante como para dejarla marchar, a ellas les debo que haya encontrado la única respuesta que existe: quererme a mí misma tal y como soy.

Soy feliz, inmensamente feliz. Miro hacia atrás, me observo y, aunque triste y sola, sonrío, porque me parece irónico ser tan tonta y haber tardado tanto en pedirme perdón y en quererme, e incluso en mantener sentimientos tan malos como el rencor o el resentimiento. Aunque no me importa la tardanza, me importa haberlo conseguido. De verdad, lo único que os deseo este año y todos, es que dejemos los complejos a un lado y que miremos nuestro rostro de cada día en el espejo y sintamos que no hay nada mejor en esta vida que ser la persona que somos.

Aziul.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s