ARTE

Estoy un poco enfadada, lo aviso por si acaso mi tono os asusta. Realmente no sé por dónde empezar o cómo, simplemente sé que tengo que soltar todo en el papel para poder continuar con mi vida y con las tareas que aún me quedan. Desde que comencé a leer y a desarrollar un amor inmenso por la lectura, he sentido que no encajo con la realidad en la que me ha tocado vivir. Ese sentimiento, de haber nacido en una época que es casi contraria a tu propia naturaleza, se agrava con el paso del tiempo, y es que cada vez siento con más intensidad esto. Me explico, vivimos en una realidad en la que las obras de arte, ya sean cuadros, esculturas, monumentos o cualquier creación realizada por la imaginación y habilidad del hombre, así como la escritura, la música y todo lo relacionado con la creatividad y el mundo del arte, ha quedado en un segundo plano. Me molesta profundamente, casi puedo decir que esta mentalidad hiere mi propia integridad como persona. Y es que nos movemos en un mundo en el que nos interesa más ver una imagen que leer varias palabras que quizás podrían mejorar tu vida de una forma inimaginable. Ojo, no voy en contra de las imágenes, la fotografía es otro tipo de arte. Pero vamos, ¿quién se para a observar una fotografía por más de unos segundos? Yo creo que nadie, a menos que le guste mucho el tema. Ni siquiera cuando vemos esas imágenes, esas fotografías, estamos viendo lo que realmente tenemos que ver. No, no vamos a ver nunca las intenciones de quien hizo la fotografía, de quien pintó el cuadro, de quien pulió la escultura, de quien construyó el monumento, de quien escribió el libro o de quien compuso la canción; pero si nos detenemos por un instante y observamos más allá de la superficie, que suele ser bastante tosca, a lo mejor descubrimos algo sobre nosotros mismos en lo que nunca antes habíamos reparado. Pero en vez de eso, preferimos hacernos una foto con esa escultura o monumento y que seamos nosotros el primer plano, como si fuéramos nosotros los que llevamos la ventaja de los siglos de antigüedad, o incluso si no son antiguos, ¿sabéis cuánto esfuerzo hay en cada obra de arte?, ¿cuánto tiempo empleado?, ¿cuánta ilusión? ¿Y cuánto empleáis vosotros en sacaros esa maldita foto? ¿Un segundo?, ¿dos tal vez? No me quejaría si, antes o después de haceros esa foto, os detuvieseis para observar la creación que tenéis delante. ¿Os dais cuenta de que todo el arte no es más que una idea que alguna vez cruzó la mente de alguna persona?, ¿os dais cuenta que ese cuadro, esa escultura, ese monumento, ese libro, esa fotografía, esa canción, etc. no habría podido conseguirse nunca si no fuera por la ilusión y la voluntad que su creador puso en ello?

Estoy enfadada porque hemos arrebatado la importancia a lo que realmente la tiene. Decimos día a día que lo importante está en el interior cuando nos referimos a las personas, ¿y cuánto nos lleva conocer medianamente bien a una persona?, ¿semanas?, ¿meses?, ¿años? Ese tiempo es el que emplean los artistas en llevar a cabo su obra, pero nosotros eso no lo tenemos en cuenta, porque se nos olvida que la belleza está en el interior. ¿No os parece ahora que somos un poco más superficiales de lo que nos creíamos? Y ya si me permitís rematar, no hace falta que pensemos en arte, mirad el mundo, ¿qué veis? El mundo es otro tipo de arte, que también es ignorado por nuestros ojos, porque, ah sí, ¿cómo era? La belleza está en el interior, ¿verdad? Nos falta aclarar que sólo lo está en el interior que nosotros decidimos ver, que no es casi ni el 20% de lo que existe en el mundo.

Definitivamente existo en una época que no encaja para nada con mi forma de ser, pero he aprendido a encontrar a personas que, como yo, se niegan a que el arte muera simplemente a causa de nuestra estúpida indiferencia. Esas personas me hacen sentir que esta época puede salvarse. Por eso continúo escribiendo día a día, porque el poder que poseo para salvar el mundo es la escritura y mi increíble predilección para con ella. Gracias a los artistas que se niegan a dejar morir el arte. Y siento si he sido demasiado agresiva, pero creo que ya era hora de que alguien lo dijera.

Aziul.

Anuncios